Anue

Nombre del enclave: Turbera de Anue
Categorías de protección: Se incluye en el LIC ES2200018 Belate. Queda recogido como Suelo No Urbanizable de Protección por su Valor Ambiental, Humedales, en el Plan de Ordenación del Territorio 3 “Área central”.
Emplazamiento: Anue
Región: Navarra
Coordenada de referencia: 30TXN15.
Superficie del humedal: 2´74 hectáreas
Altitud: 900 m.

Anue 1

 
Este enclave se ubica en una zona de ladera con orientación oeste, donde se encuentran las fuentes de agua visibles y un rellano que está al pie de estas laderas.

Las laderas no son homogéneas, la zona central es más seca, posiblemente debido a una menor profundidad del suelo hasta la roca subyacente, lo que permite el desarrollo de brezales-helechales con pino silvestre. En cambio, las zonas laterales son más húmedas, con desarrollo de áreas encharcadas y presencian de Eriophorum angustifolium,

El rellano está cubierto por una vegetación relativamente homogénea, con gran desarrollo del tapiz de esfagnos, Eriophorum angustifolium y Erica tetralix. Pueden distinguirse dos zonas, la situada más al sur, que es la de mayor extensión y más llana, y donde el depósito de turba probablemente alcance la mayor profundidad. Esta zona tiene un flujo difuso, salvo en el borde sur, donde se desarrollan juncales de Juncus effusus. La zona llana situada más al norte del ocupa una zona con algo más de pendiente que la norte, lo que permite el desarrollo de un canal central de flujo continuo. Ambas áreas se funden hacia el W justo antes de acabar bruscamente en un salto sobre la ladera inferior, ya con un arroyo definido y sin áreas encharcadas .

Existe un punto especial donde confluyen aguas de las laderas y de la zona central, lo que hace que siempre se halle muy encharcado, y dominado por el tapiz de esfagnos.

Se debe señalar la presencia de pino silvestre y de abedul en los bordes más influenciados por el agua de este enclave.

VALORES MÁS RELEVANTES

Singularidad
Es una de las turberas más importantes de Navarra, y una de las dos inequívocamente activas.

Valores biológicos y ecológicos
Destaca la vegetación de áreas encharcadas, que se describe como Eriophoro angustifolii-Sphagnetum rubelli, y la presencia de una comunidad de Rhynchospora alba. Es de reseñar la presencia de Pinus sylvestris y Betula pubescens subsp. celtiberica, que podrían considerarse próximos a una turbera boscosa (91D0*) aunque extraordinariamente empobrecida por razones de clima y orientación.

En lo que respecta a las especies vegetales, es de reseñar la presencia de Trichophorum caespitosum subsp. germanicum, Eriophorum angustifolium y Cephalozia connivens (hepática indicadora de ambientes turbosos antiguos).

Valores históricos y paleoecológicos
El enclave posee un depósito de turba profundo (más de dos metros), aunque se encuentra sin estudiar.

Hábitats de Interés Comunitario

Hábitat Nombre
4010 Brezales húmedos atlánticos septentrionales de Erica tetralix
6410 Prados con molinias sobre sustratos calcáreos, turbosos o arcillo-limónicos (Molinion caeruleae)
7140 «Mires» de transición
91D0* Turberas boscosas

 

Flora
Este enclave es bastante pobre en cuanto a diversidad de flora vascular; lo más destacable es la abundancia de Rhynchospora alba y Eriophorum angustifolium, y la presencia de Trichophorum caespitosum subsp. germanicum en las áreas encharcadas de las laderas.

Se han detectado 31 taxones de cormófitos y 8 de briófitos (5 de ellos esfagnos).

Fauna
En este enclave se encuentra la lagartija de turbera (Zootoca vivipara), clasificada como “Casi Amenazada” por la UICN, e incluida en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial a nivel estatal.

ESTADO ACTUAL

La turbera se encuentra en muy buen estado de conservación y no se aprecian amenazas en la actualidad.

DIRECTRICES PARA LA GESTIÓN Y LA CONSERVACIÓN

Dado el buen estado del enclave, para conseguir los objetivos de conservación se establecer un plan de vigilancia y prevención, sobre todo para evitar una aumento de la presión ganadera, sin permitir la intensificación y cualquier tratamiento de mejora de pastos, y la protección de la hidrología, impidiendo las iniciativas de drenaje en la zona, los desvíos de los cursos de agua naturales y la profundización de sus cauces o la construcción de captaciones de agua.

Se deberá considerar también la posibilidad de crear un perímetro de protección libre de las actuaciones forestales y de construcción de pistas, además de proceder a la protección del protección del archivo histórico del depósito de turba, y prohibir cualquier tipo de explotación del depósito turboso y aprovechamiento de la turba, incluso las excavaciones ocasionales y de tipo doméstico

Dada la importancia y buen el estado en el que se encuentra el enclave, es muy interesante la mejora del conocimiento a través de la realización de un estudio integral. Este debería incluir estudios hidrológicos, paleoecológicos (tanto palinológicos como de macrorrestos), de química y descripción del depósito de turba, así como faunísticos. Se deberá atender a la presencia de tapetes bacterianos que se ven en las masas de agua, por lo que sería interesante realizar estudios microbianos y bacterianos.

FOTOS

Anue 2

Anue 3

Anue 4